Patatas

Las hojas jóvenes de la patata necesitan una buena protección contra el clima y las infecciones durante el periodo de crecimiento. Por eso, la pulverización debe ser muy fina para lograr la máxima extensión del producto fitosanitario y la mejor protección. Si un 50-70% de la hoja queda sin proteger, el riesgo de que el tizón tardío (Phytophthora infestans) infecte la hoja joven de la planta de la patata es muy grande.

El Wingssprayer abre con suavidad el cultivo y pulveriza una neblina de gotas muy finas que permanecen más fácilmente en la hojas que otras gotas grandes que caen por su peso al suelo. De este modo el plaguicida se distribuye mejor entre las plantas. Además, la segunda y tercera capa de hojas también está protegida contra las enfermedades. Importante si, por ejemplo, no se ha pulverizado hace tiempo porque no había peligro de infección.

El persistente pulgón también se elimina directamente. En la segunda y tercera capa de hojas se esconden a menudo los pulgones que se extienden rápidamente y pueden dañar el cultivo. El sistema de ala funciona a la perfección, también cuando hay mucho viento. El viento no influye en las alas como, por ejemplo, en el caso de una turbulencia. La forma del ala favorece la penetración del producto en el cultivo y toda la estructura es más estable durante las operaciones de pulverización porque no pierde el contacto con el cultivo. También aunque haya mucho viento.

El resultado: patatas sanas y hermosas.