Remolacha

La remolacha es un cultivo en el que el uso del Wingssprayer garantiza un pulverizado eficaz al cien por cien. Al usar las gotas, sumamente finas, se pueden pulverizar superficies más grandes con la misma cantidad de producto. Las primeras en ser eliminadas son, sobre todo, las malas hierbas más jóvenes.

Al pulverizar hacia atrás y en ángulo, las gotas llegan a las hojas que cuelgan de la remolacha, de modo que se evita el efecto paraguas. De este modo, no hay que volver a pulverizar con dosis más altas aquellas plantas a las que no ha llegado el producto ni tampoco hay que eliminar manualmente las malas hierbas.

La experiencia nos enseña que un 40% menos de herbicidas será suficiente para combatir las malas hierbas en la remolacha. A veces, bastará con reducir la dosis y, otras, no será necesario pulverizar tan a menudo. Cuanto más joven es la mala hierba más fácil es de eliminar.